jueves, 6 de octubre de 2016

Yo viajo a contra marcha

Hoy voy a hablaros de las sillas a contra marcha. Últimamente se ha dicho mucho en las redes bajo el hastag #yoviajoseguro o #niunpequemasenpeligro pero todo lo que se diga, aunque para muchos sea repetitivo, para otros seguirá siendo necesario por no tener aún la información, así que allá voy.

Viajar a contra marcha reduce hasta cinco veces el riesgo ante una colisión:
La cabeza en un niño pesa hasta un 25-30% de su peso (un 6% en un adulto) y la musculatura de su cuello es mucho más débil que la de un adulto, lo que en caso de choque yendo a favor de la marcha la convierte en un proyectil muy fuerte y que su misma musculatura del cuello no puede soportar, produciendo el llamado latigazo cervical o incluso la decapitación interna, dando lugar por lo tanto daños muy graves o la muerte.

Si viaja a contra marcha esta misma presión la absorbe la silla haciendo que el impacto sea muchísimo menor en el niño, pero como una imagen vale más que mil palabras, vamos a empezar con este vídeo tan gráfico como introducción:




Que los niños viajen a contra marcha el mayor tiempo posible o como mínimo hasta los 4 años, reduce de forma drástica las consecuencias graves que pueden darse en un accidente de tráfico.

Cuando mi hijo Javier nació, las sillas a contra marcha no se comercializaban en España y yo, ilusa de mí, confíe ciegamente en los ranking de Race pensando que homologado significaba seguro. Al nacer Adriana, ella heredó la silla del grupo I de su hermano y a Javier le compramos la del grupo II-III, por lo que ella pasó a favor de la marcha una vez más por no tener la información que hoy existe. Es ahora, con el nacimiento de mi tercera hija, Martina, cuando al tener que buscar una para ella me he puesto al día y sabiendo todo lo que ahora sé, ella no viajará a favor de la marcha. Ahora sé, que ciertas sillas son en realidad un "quitamultas", pero no son seguras.

La verdad, no sabía si comprar sólo una para Martina puesto que a Adriana, la mediana, le queda poco a contra marcha, pero el destino ha decidido que su silla también se rompa y deba cambiarla. Así que vamos a aprovechar y pasarla a contramarcha. De esta forma, viendo la multitud de posibilidades que hay nos hemos decidido por la kipplan Kiss 2, grupo 0-I (hasta los 18 kilos) para Adriana, la mediana, para que la use lo que le queda a contra marcha que previsiblemente será al menos un año más y luego la herede Martina, que ahora usa el "maxicosi".

Adriana está entusiasmada con su nueva silla. Sabe que es más segura, que ve igual que antes por la ventanilla y a nosotros nos verá por el espejo. No cabe en sí de la emoción. Y os cuento todo esto para las personas que tengáis dudas sobre la contramarcha en niños después de ir mucho tiempo a favor de la marcha.

Me he encontrado con personas que me preguntaban sobre si no iban a ver, si se mareaban, si no les cabían las piernas, etc... Como todo, son mitos con los que nos solemos encontrar ante algo desconocido cuando no tenemos toda la información, pero para no extenderme mucho, os dejo este post de mamis y bebes donde os los explica genial, y también este vídeo para que os hagáis una idea y podáis derribar esos mitos:


Yo confieso que todo este aluvión de información me ha llegado entre mi segunda y tercera hija, y con tantos cambios de repente al principio cuesta digerirlo todo, por ello entiendo a quienes están algo reticentes cuando lo escuchan por primera vez. Pero ojo, la evidencia es la evidencia y esa no la puedo negar ni ocultar, por lo que el hecho de que me haya llegado tarde la información no implica que ahora sea consciente y me vea en la necesidad de hacer algo al respecto.

Os invito a ver este vídeo de principio a fin, sin cortes, a plena conciencia... Creo que no puede ser más claro. Sólo ellos, los padres de Gabriel, su experiencia y testimonio.

Para finalizar, a modo de resumen y para entenderlo todo mejor, siempre tenemos a Cristina Barroso que nos lo explica de una forma sencilla y cercana en este vídeo, realmente fundamental.

Aprovecho para los que sois de Zaragoza o alrededores que contáis con Nenena, una tienda de artículos de bebés y sillas donde os asesorarán, explicaran e incluso probarán en vuestro coche todas las que necesitéis para ver si os caben y si realmente son las que más se ajustan a vuestra situación y la de vuestros hijos. Tanto Cristina como Inés, se van a entregar al máximo para daros las opciones que os encajen a nivel de seguridad, familiar, logístico, económico... Yo he ido allí y de verdad no he podido salir más encantada con el trato tan cercano, por su profesionalidad y por la paciencia que han tenido con nosotros. Y no, no me llevo comisión! Es simplemente que hacen su labor de forma excepcional.

Y para los que vivíais en otras ciudades, os animo a buscar tiendas especializadas en esto para un buen asesoramiento e ir en persona, que probéis las sillas en vuestro coche por el tema de espacio, con vuestros hijos por el tema de estatura/peso para que se ajusten bien, etc...

2 comentarios:

  1. Nosotros no lo sabíamos pero desde que lo supimos cambiemos !!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial! eso es lo que debemos intentar todos, difundir y rectificar en cuanto sea posible :)

      Eliminar