viernes, 20 de junio de 2014

Más que un portabebé

Siempre digo en los talleres digo que los fulares son muy versátiles: Para portear sirven desde el nacimiento, con diferentes nudos delante, en la cadera, espalda.... peeeeeeero ahí no acaban todas sus posibilidades:

1- Hamaca: si sales al campo o en el pueblo, sólo necesitas dos árboles y con tu fular tejido tienes en un minuto una improvisada hamaca para una siestecita a la fresca!


2- ¿qué niño no juega a esconderse? ¿A crear su casa imaginaria o su fortaleza debajo de la mesa del salón? Pues diversión asegurada en una tarde de lluvias!!

3- Ahora con la llegada del buen tiempo es habitual ir con más frecuencia al parque. Con un fular tienes el asiento asegurado para que tus niños se sienten en él. Además luego a la lavadora y ¡listo!

4- No esperes hasta tener a tu retoño para comprártelo, durante el embarazo un fular elástico te vendrá genial para sujetar la tripa y ayudar a que tu espalda sufra menos. 

5- Ante un cambio brusco de temperatura que nos pille fuera o la típica tormenta veraniega en la que de repente nos quedamos demasiado "fresquitos", un fular es perfecto para arropar a los niños ¡o no tan niños!

Y tú, ¿qué usos le das a tu fular?

No hay comentarios:

Publicar un comentario