viernes, 22 de febrero de 2013

Creando en familia: Texturas

Con este temporal que estamos viviendo últimamente pasamos más tardes en casa de las que a nuestros hijos les gustaría, por lo que intento estar siempre buscando nuevos recursos y sencillos juegos para no aburrirnos y caer en la monotonía. Así que aquí va mi sugerencia de esta semana: El juego de las texturas. 




¿Qué bebé no ha tenido algún cuento o juguete de texturas? La estimulación sensorial de nuestros pequeños es algo que olvidamos según van creciendo pero se pueden hacer divertidos juegos con materiales que tengamos por casa. Así, de la misma forma que cuando son bebés les encanta distinguir diferentes formas y texturas, cuando crecen podemos jugar a adivinarlas!! 

Este juego tiene muchas variantes, aunque el objetivo es el mismo: despertar el sentido del tacto y de la imaginación.

Consiste en unas tarjetas de cartón del mismo tamaño al que les pegamos materiales cotidianos por una de sus caras. Una vez esté seco el pegamento, les enseñamos a nuestros hijos las tarjetas, aprendemos cómo se llama lo que hay pegado en cada una y qué tacto tienen. Luego, podemos pasar a vendarnos los ojos por turnos y a través del tacto tenemos que adivinar qué tarjeta tenemos entre manos! ¿qué será, será...?

Si quieres también puedes utilizar una caja de zapatos en la que haces un agujero lo suficientemente grande para que entre la manita del niño en la parte superior. Dentro colocas el material que quieras y tu hijo/a tiene que adivinarlo introduciendo la mano a través del agujero que has hecho.

¿Qué podemos utilizar? Puedes hacerlo con arroz, lentejas, algodón, tela, piedras, esponja, botones, plumas, lana.... cualquier cosa que tengas por casa y que tenga una textura especial que despierte nuestros sentidos. Si quieres alguna idea aquí te dejo las que nosotros hicimos el otro día. 

¡Y diversión asegurada!

No hay comentarios:

Publicar un comentario